“Lista negra” de famosos envueltos en los Panama Papers

El tema de los Panamá Papers ha “salpicado” tanto a líderes mundiales, como a deportistas e incluso artistas reconocidos. Dicha investigación ejecutada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, siglas en inglés) y por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, revelaron datos sobre operaciones fiscales de la sociedad panameña Mossack Fonseca en abril de 2016, que muchos mantuvieron en secreto, por ser presuntos beneficiarios de “empresas pantalla”. Pero ¿cómo fue que se filtró tan valiosa información? -una respuesta tan simple, pero tan literal, como lo es una operación de hackeo-.

Todo el escándalo comenzó cuando el rotativo Süddeutsche Zeitung, obtuvo por parte de una misteriosa fuente secreta, documentos encriptados de operaciones en sociedades offshore, acreditada por establecer y gestionar paraísos fiscales. El diario recibió más de 11 millones de documentos; es decir, casi 50 veces más grande que la información filtrada por wikileaks, para lo cual, convocó a más de 300 periodistas de todo el mundo, quienes clasificaron estos datos durante un año, datos tomados de la BBC.

panama-papers

Imagen tomada del portal de la BBC

 Celebridades en el ojo del huracán

Según información detallada en el magazine Trendchaser, donde se expone la lista de celebridades involucradas en los Panama Papers (que aquí abreviaremos PP), resaltan famosos muy conocidos como Jackie Chan, sí, el maestro de las artes marciales afamado de Hollywood, citado por poseer hasta seis compañías offshore, la mayoría de ellas ubicadas en las Islas Vírgenes Británicas. Pero, como no es ilícito tener una empresa offshore, no se pudieron tomar medidas legales por falta de pruebas de intencionalidad ilegal. Aún más sorprendente, fue conseguir en el registro negativo a nada más y nada menos que Donald Trump, con 32 empresas offshore en las Islas Vírgenes Británicas, y cuyo nombre aparece 3.540 veces en la base de datos filtrados de la firma de abogados. Antes hombre de negocios, ahora empresario sospechoso y candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Frente a esta gran maraña, Trump se niega a redimir sus declaraciones tributarias hasta la elección, alegando que “no podía hacerlo”, incluso si quisiera, al tiempo que es auditado por el IRS.

En otro ámbito una de las noticias más sorprendentes -sobre todo para sus fanáticos-, aunque no tan novedosa es la del futbolista Lionel Messi, quien anteriormente había estado obviando deudas tributarias, y con su nombre en esta lista se evidencia que le llueve sobre mojado. No obstante, y frente a las acusaciones de fraude fiscal y lavado de dinero, Messi señaló sin titubeos que su padre ha sido el responsable de sus finanzas, por lo que “confiaba en él en cuando se trataba de firmas de documentaciones respectivas a adeudos y cuotas monetarias”.

También, se encuentra el primer ministro de Islandia Sigmundur Gunnlaugsson, quien fuera dueño de 50% de una cuenta en el extranjero hasta que la vendió a su esposa. Dado que ambos usaban una cuenta bancaria en conjunto, fue señalado en los periódicos como accionista, aunque ya no tuviera interés declarado en la empresa offshore durante los últimos años. El embrollo generó la renuncia a su título debido al descontento de la población.

Por su parte y para su mala suerte, uno de los pocos nombres americanos que se vislumbran en el caso ilegal financiero es el del productor David Geffen, del cual no se ha divulgado tanto, aunque las empresas offshore y la actividad de impuestos personales Geffen ya han sido puestos en libertad. Muchos hablan de una conspiración sobre cuáles son los miembros de la lista de Estados Unidos y su baja cobertura mediática, el tiempo lo dirá.

Por otro lado, Sarah Ferguson, duquesa de York y propietaria de una empresa en las Islas Vírgenes británicas, pese a que acostumbra a exponer el monto total de sus fuentes de ingresos en su declaración de impuestos, parece no estar al tanto de cualquier actividad ilícita que ocurre en su nombre. Otra fémina en el asunto es Heather Mills, ex esposa de Paul McCartney, quien luego de invertir en una compañía de alimentos, también en las Islas Vírgenes Británicas y tras una prolongada disputa legal, terminó perdiendo sus 100 acciones y sus ganancias. Señaló que fue una simple inversión fallida, y que no habría razones para ser juzgada por evasión de impuestos o cualquier otro hecho ilícito, simplemente por unirse a una inversión en el extranjero.

La joven actriz de cine Emma Watson, figura como nombre de alto perfil, declarando abiertamente la verdad, que sí creó una sociedad offshore. Asimismo, pero en la palestra política latinoamericana se encuentra el presidente argentino Mauricio Macri, presentándose ante un tribunal para expresar su apatía en el balance fiscal, manteniendo que nunca se ha beneficiado de sus acciones en cualquier fondo de inversión, ni ha recogido ganancia monetaria por operar como director de la compañía offshore que figuran en las Bahamas.

Otro caso manchado de corrupción política es el del presidente sirio, Bashar al-Assad, cuyo nombre en sí, técnicamente no ilustra en la base de datos de archivos de Mossack Fonseca, pero sí los nombres de sus primos quienes se nombran como los accionistas principales de sus cuentas en el extranjero.

Dentro de la extensa lista figuran además Simon Phillip Cowell, directivo británico de la compañía musical Sony, Stanley Kubrick, uno de los cineastas más influyentes del siglo XX, después de su muerte en 1999, su majestuosa finca fue transferida a tres compañías offshore en las Islas Vírgenes Británicas, las cuales quedaron como herencia de sus tres hijas. Igualmente, el hombre de negocios Louis-Dreyfus, fundó sus dos compañías offshore sólo un mes antes de su muerte en 2009, junto con su esposa. Petro Poroshenko, el actual presidente de Ucrania, rompió sus promesas de vender su compañía de dulces y aclarar la aparición de su nombre en los PP, pero no lo hizo. Pedro Almodóvar, director de cine, guionista y productor español; admitió su participación en el escándalo de los documentos de Panamá asumiendo su responsabilidad, pero alega que es un participante de menor importancia.

Continúa la historia, el experto financiero Richard Attias, uno más de los tantos, quien en 2010 creó una sociedad en offshore, que se disolvió cuatro años más tarde. Alega que la empresa nunca se activó, aunque él hubiera recibido beneficios monetarios por cuatro años completos antes de la supresión. Willian Borges da Silva un centrocampista del Chelsea FC; Sir Nick Faldo, golfista profesional; Uno de los más grandes jugadores de ajedrez de todos los tiempos, Bobby Fischer; Vladímir Vladímirovich Putin, presidente de la Federación Rusa; el ex miembro de Manchester United, Andy Cole; Sir Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra del Reino Unido Margaret Thatcher; Roksanda Ilincic, un diseñador de moda serbio; Paul Burrell, quien fuera mayordomo de la princesa Diana; el ex primer ministro británico.

Sólo un caso fuera de serie

David Cameron, el único político en la lista en tomar la responsabilidad de recoger sus beneficios en paraísos fiscales. También se encuentra el sobrino del presidente de Sudáfrica, Clive Khulubuse Zuma y por ende Jacob Zuma; Michel Platini, ex futbolista; el ex primer ministro de Pakistán, como uno de los tres accionistas de una sociedad offshore llamada Petroline International Incorporated, junto con sus dos socios comerciales: su sobrino, Hassan Ali Bhutto Jaffery, y su ayudante personal, Abdul Malik; el nuevo rey de Arabia Saudita; Juan Pedro Damiani, oficial de la FIFA; Eugenio Figueredo, ex vicepresidente de la FIFA; la estrella de Bollywood Aishwarya Rai.

Se cita también a Marianna Olszewski Rounick, autora y entrenadora de la vida financiera estadounidense; Sheikh Khalifa, presidente de los Emiratos Árabes Unidos; Malcolm Turnbull Bligh, actual Primer Ministro de Australia y el líder del partido liberal; Tareq Abbas, el hijo del presidente palestino, Mahmoud Abbas; Emilio Estévez, actor, director y escritor; el diseñador de moda Valentino Garavani y su socio, Giancarlo Giammati; Rafael Quintero, el ex jefe del crimen mexicano. Por último, y no menos importante figura Eldrick “Tiger” Woods, un golfista profesional americano.

panama_papers_mapa

Imagen tomada de 24HORAS.CL TVN

Durante el largo historial del escándalo más sonado del 2016, se destacó un vasto número de personajes de la palestra pública mundial, que si bien han admitido (algunos) sus responsabilidades fiscales, sus datos también fueron blanco de un masivo e importante hackeo cibernético en el cual estuvieron inmiscuidos diferentes profesionales de los medios y de la informática. Dicha información podría ser considerada un “arma de doble filo”. Si bien expone casos de corrupción y fraude fiscal, también deja en evidencia que los ciberataques no distinguen raza, posición, profesión, ni fama; lo que debería poner en alerta a la población mundial sobre sus movimientos financieros para bien o para mal.

Comentarios

comentarios

836-6278